viernes, 3 de abril de 2015

Dormido, Pálido y sin Ti


Es curioso lo caprichoso que puede ser el corazón, que desea lo que no puede alcanzar y, aun así, no puede cambiar de opinión. Y cuando digo que no puede... quiero decir que no quiere.



Y no es cuestión de ceguera, ni siquiera de masoquismo, simplemente lucha por su supervivencia aunque lo único que bombee sea desdicha... sin tu recuerdo simplemente se detendría.



Y tal vez sea triste asumir que la vida te arrebata, lo que quieres obligándote a hacer lo que debes, ya que conlleva latir a un ritmo al que odias acompañar... porque aún resuena en sus paredes tu melodía.


Es curioso lo caprichosa que puede ser la mente, que incita al corazón a buscarse otro camino que, aunque no sea el elegido, tampoco sea el mas angosto... si no hay lugar donde pisar, no hay lugar hacia donde avanzar.


Y no es cuestión de lógica, ni siquiera de intuición, simplemente acepta que si la senda no te deja alguna opción no merece ser transitada... ya que es tu osamenta la que se quebrará contra las rocas del fondo del acantilado.


Y tal vez sea un alivio evitar perder el juicio arremetiendo contra lo prácticamente imposible, ya que sin cordura no hay brújula... pero no cambia el hecho de que no olvido la panorámica de mi vida cuando mis brazos te abarcaban.


No cambia el hecho de que todo esto no es mas que un mal sueño y yazco desangrado en el suelo.


Dormido, Pálido y sin Ti.





Título de la Fotografía: "Amar Deja Rastro", de un servidor.

PD: El hematoma es real y sin retoques. Y si, es un culo!