miércoles, 30 de septiembre de 2015

El Mundo dejó de ser YO



Cuando nacemos, cuando abrimos los ojos por primera vez, es como si germinara también el mundo entero. Todo lo que precede ese momento nunca será visto (y aunque nos cuenten que pasó, no lo experimentaremos), y todo lo que sobrepase nuestra muerte tampoco. La tendencia del individuo es ver el Universo entero bajo su único plano de existencia.


Cada suceso interno o externo, con su correspondiente filtrado a través de nuestra mente, y sus posteriores conclusiones, hacen de cada ser un entramado específicamente único. El mundo soy YO, y todo gira entorno a mi, ya que mi mundo sólo es vivido por mi. El único compañero que tendremos todo nuestro camino vital con una certeza absoluta somos nosotros mismos, y hemos de vivir con ello, sea como sea.


Durante dicha senda vital colisionamos con otros mundos, intercambiando nuestras perspectivas. Éstas acaban influyendo mínimamente en nuestro devenir, ya que normalmente nada hace cambiar radicalmente su eje, seguimos girando alrededor de nosotros mismos. Si en algo confiamos, si en algo creemos, es en lo que nuestro cerebro percibe, y aunque sabemos que hay mas personas en el mundo, el contacto con ellas no transforma drásticamente nuestra esencia. La mayoría nos parecen experiencias repetidas, galaxias extremadamente semejantes en su base.


Pero ella no es semejante a nada, y haberla conocido me hizo cuestionarlo absolutamente todo. El mundo dejó de ser YO, cada suceso pasa por dos filtros desde entonces. Mi cerebro no sólo se preocupa de procesar lo que ocurre en mi interior, sino lo que sucede en el suyo también y qué reflejo tiene en mi.


Gracias a ello soy capaz de ver mis errores, de ver mis propios engaños, y lo más importante, entender que mi actos tienen consecuencias en algo mas que yo mismo. Porque me preocupa dañarla, porque no todo vale por mi propio provecho.


El verdadero amor es humildad y caridad, el verdadero amor te fuerza a construirlo todo de nuevo.




--------------------------


Si te gustó este Ensayo Poético, te puede interesar también:




- Adamas