miércoles, 23 de septiembre de 2015

Conse(spe)jos


Tu vida se escapa nuevamente de tu control. 


Hubo épocas en las que conseguiste cierta estabilidad dentro de ese pequeño caos en el que te encanta sumergirte, pero creo que ya eres lo suficientemente consciente de los detalles que rodean este problema. 


Pensaste exhaustivamente en pros y contras, tanto de evolucionar como de no hacerlo. Ya imaginaste miles de proyectos, tanto profesionales como personales. Y también descubriste que aplicaste la ley del mínimo esfuerzo en el pasado. 


Tu desidia estuvo motivada por la capacidad de ver mas allá que la mayoría, al rentabilizar un pequeño esfuerzo para llegar fácilmente al nivel aceptable. No querías destacar demasiado sobre los demás.


Has visto como acaba comportándose la gente cuando se siente inferior ante alguien, o le idolatra y respeta... o le odia y humilla. Y cuanto más simple es su mente, más tiende a lo segundo. 


El miedo a la humillación es una de las razones que te hicieron tomar, quien sabe en que momento, quien sabe con cuanta consciencia de las consecuencias que acarrearía, la decisión de contener todo lo que eres capaz de hacer. 


Te pusiste límites, parapetado tras un disfraz... y ahora quien realmente eres pide ocupar su lugar. Sabías que era cuestión de tiempo que reclamara la libertad a su carcelero, y siento decirte que ése eres tu mismo. ¿Porqué razón sigues atrasando lo inevitable?


Sólo temes ser MÁS.


Cada día que pasa es un día menos siendo como deseas, sin poder ver cumplidos los sueños que proyectas posibles en tu mente y que eres incapaz de materializar por miedos que, no te voy a mentir, están ciertamente fundamentados. 


Es cierto que puedes fracasar, que puede que no se te llegue a comprender, pero siempre tendrás algo que merece más la pena. La Gloria es para quien lucha, viva o muera, y esa batalla contra el mundo será un hecho, no un simple ideal.


La gente reacciona ante lo material, no ante lo etéreo. O al menos la que realmente tiene un mínimo criterio aceptable. El resto, los que definimos como “robots sociales”, desconfiarán de ti hasta que la “actualización social” de turno les muestre que no han de temerte, sino adorarte. La herramienta más útil para reivindicarte ante ellos son tus actos, tanto con los primeros como con los segundos.


La Soledad es directamente proporcional a la Grandeza… otra razón para frenar tu crecimiento. Vuelves a tener gran parte de razón y es duro de aceptar, pero nadie dijo que evolucionar fuera fácil. Cuanto más asciendas más diferencia habrá entre ti y el resto.


¿Esto es motivo suficiente para encerrar tu esencia más valiosa? ¿Acaso te compadeces de ellos? 


Tienen su propia vida, si no te siguen en tu ascenso es su condena, no la tuya. Pero anteponerlos a ti mismo sí que es tu problema. Y para ellos también lo es privarles de lo que realmente eres, aunque seas incomprensible para ellos, aunque te lleguen a desplazar inconscientemente. 


Porque lo que puedes llegar a ser está sólo a tu alcance, y lo que ellos son ya existe. Y el mundo realmente te necesita sin límites ni temor, necesita que explotes.


Te presionan para seguir un camino que no deseas seguir pero que creen que te conviene. Y tal vez sea así, pero yo te recomiendo declinar la oferta, ya que tu verdadero yo sabe donde quiere llegar, y no es donde todos los demás creen que te corresponde estar. 


La cima de tus objetivos se escapa a su visión ya que sus límites naturales les hace pensar que es inalcanzable lo que para tu instinto es más que probable, incluso con toda la odisea que habrá que pasar para llegar.


Y para tu consuelo ante un posible fracaso… hay mas héroes en el infierno que en el cielo. El azar es un condicionante, existe la posibilidad real de derrota, pero el resultado de tu batalla no borrará tus pasos en la Historia. 


Si no sigues tu camino, no habrá leyenda que escribir, y eso también es un hecho. Tus sacrificios serán las palabras que se suman a tu biografía, a mayor esfuerzo, mayor complejidad y atractivo tendrá su contenido. 


Tu destino esta en tus actos, moldea lo más que puedas tu futuro, eres plenamente capaz de ello.


Si no hay lucha no hay progreso. 


Así que… ponte a ello.




--------------------------


Si te gustó este Ensayo Motivacional, te pueden interesar también: