jueves, 19 de julio de 2012

El Humor Es Una Bomba Aterciopelada


La mayoría de nosotros no somos felices, pero nadie puede impedirnos ser alegres, eso sólo depende de nosotros. Que la existencia sea mayoritariamente una broma pesada no debería entristecernos, antes que llorar es preferible sonreír.

En el humor siempre hay una víctima, de hecho la risa tiene efecto porque refleja superioridad, nos reímos de otros. Nos burlamos de las desgracias para agradecer nuestra suerte, incluso para celebrar que conservamos la vida, pero aun así… hay que saber reírse de uno mismo mas que de otros. Si algo no nos hace gracia y al resto si, no nos integraremos si nos reprimimos.

La comicidad refleja realidades alternativas, nuevas posibilidades, aumenta la imaginación. Permite mostrar al mundo comportamientos detestables de una forma cruda y real, combatiendo la autoconservación del status quo. Es seguir siendo un niño que no perdió la esperanza de que todo puede cambiar, que no hay que esconder nada, que podemos mejorar recordando lo que queda por construir.

La crítica es posible minimizando las represalias gracias al chiste, el humor es una bomba aterciopelada. La inmunidad de la parodia es un arma frente al olvido, la verdad oculta o la injusticia. Reduce la carga emocional, crea un mundo futuro alcanzable frente a una situación actual desesperante. Sin miedo no hay humor, sin humor no hay valentía. Todos somos actores y nuestro personaje puede ser cualquiera.