viernes, 6 de julio de 2012

Apocalipsis Real Ya!


Apocalipsis... bella palabra, ambigua como su hermanastro Fin. La clase de conceptos que hace temblar los cimientos (psíquicos, morales, dogmáticos) de cualquiera, pero Apocalipsis no implica el Fin, sino sufrimiento, supervivencia.

Porque tal vez andas distraído y no te planteas que el Apocalipsis llegó hace tiempo, que las cadenas que antes llevaban los esclavos ahora son tan etéreas como un sueño, y muy evidentes con una adecuada perspectiva.

Porque la libertad es un estado mental y la esclavitud también, toda puerta tiene una cerradura, luego encuentra todas las llaves que puedas. Porque puede que veas una luminosidad artificial en su mensaje, o un recelo constante al contraste en su dogmas escalados a grises.

Mentes grises y cuerpos coloreados, como mariposas. Odiosas mariposas, no temen exponerse porque no saben que pueden oponerse a vivir bajo sus reglas. Porque los mismos que las crearon no las siguen, las diseñaron para que otros las cumplieran.

La mano que mece la cuna es la mano que domina el mundo, ¿No?. Pues hagámosla temblar, hagamos que se nos escuche y ni siquiera se nos haya visto. Fantasmas urbanos, pequeñas mentes fabricando un mundo mejor en su interior y plasmándolo en el exterior, siempre muriendo por trece gramos de luz, de apariencia gris y fácilmente camuflable.

Eres una polilla, o al menos puedes serlo. Escudriña microscópicamente cada parcela dentro de tu cabeza, araña las paredes de tu corazón hasta que se quiten las postillas, y entonces decide.

¿Mariposa o polilla? ¿Alma gris y coraza vistosa o alma vistosa y coraza gris? Pronto empezará el principio del final, hay que estar preparados, entra en las sombras y espera las luces, entonces atacaremos todos juntos.

Véngate, ríete en su cara, sal victorioso. No somos números, no somos nombres. Somos conceptos, somos invisibles y muy ruidosos... Buh!