lunes, 23 de abril de 2012

El Avernadero - CAPITULO 1: Aferrarse A Algo Inamovible Impide Tu Caída Libre Hacia El Infierno


… Toda mi Fe está depositada en este lugar, mi Avernadero…

Es lo único que me importa, lo único que me hizo olvidar mi empeño en matarme. Sin Él estoy sentenciado, regresará el vacío y esta vez me engullirá íntegramente, dispersando mis moléculas entre las suyas, conquistándome al fin.

No estoy loco, simplemente tengo una misión.

Ellos no corromperán este lugar, yo soy el elegido. Vendrán a hacerse con el control y encontrarán mi ira. Alimentaré al Avernadero con sus almas, crecerá su poder y entonces nadie podrá dañarme de nuevo…