lunes, 9 de abril de 2012

Almas Encerradas en Frascos Individuales

Cuanto mas trato de acercarme a alguno de mis semejantes, mas me doy cuenta de lo infinitamente separados que nos encontramos los unos de los otros…

Un entramado de ideales, experiencias y suposiciones que conforman un universo inexplorable para cualquiera, incluso para su propio dueño. Somos reyes sin trono de un reino que nos pertenece incluso cuando no conseguimos el control de lo que acontece en el.

Si no logramos ser dueños de nuestro propio destino, si no somos capaces de mantener a salvo nuestra propia casa… ¿cómo podemos siquiera soñar con explorar otro universo diferente al nuestro, en el cual siempre se nos va a marcar como un cuerpo extraño?